Noticias Tuyas, estés donde estés | Durazno, Uruguay | Seguínos en Seguínos en Facebook    
Inspiración Divina
Ricardo Berrutti | 04/10/2011
Click para cerrar

"No le parece que ha de haber cosa imposible a quien ama."
Santa Teresa de Jesús

Desde el Nuevo Testamento, los Evangelios Apócrifos, El Sermón de la Montaña, y el Cantar de los Cantares y Caedmon,la literatura religiosa no es fuente desdeñable para nadie, ni para el más incrédulo.
Teólogos brillantes, han tenido su fuente de inspiración en su propia fe, y basta leer pasajes de San Agustín, o, el fantástico caso del primer poeta inglés, Caedmon.
Según Beda, "El Venerable" era un humilde pastor, quien en una reunión con otros de su mismo oficio, presintió que le iban a pasar el arpa para que cantara.
Asustado, se refugió en un establo. Se durmió, y a poco, se le apareció un ángel, (o "alguien" según un relato posterior) pidiéndole que fuera al salón con los demás, y cantase.
Excusóse, aduciendo que no sabría qué cantar. El ángel le contestó: "Canta el principio de las cosas creadas" Compuso un himno, y el resto de su vida la dedicó a su Congregación Religiosa y a la composición poética.
Es considerado el primero y más grande de los poetas ingleses.
Con Santa Teresa de Ávila, pasa algo similar, en cuanto al origen de su inspiración.
"Teresa Sánchez Cepeda Dávila y Ahumada, nació en Ávila, Castilla la Vieja, el 28 de marzo de 1515; y murió en Alba de Tormes, el 4 de octubre de 1582. Fue el tercer hijo de Don Alonso Sánchez de Cepeda, con su segunda esposa, doña Beatriz Dávila y Ahumada, la cual murió cuando la santa tenía catorce años de edad. Teresa fue criada por su piadoso padre, que era amante de libros serios, y por una tierna y piadosa madre. Después de su muerte y del matrimonio de su hermana mayor, Teresa fue enviada a las monjas Agustinas en Ávila para ser educada, teniendo que abandonarlas luego de dieciocho meses, debido a una enfermedad, permaneciendo durante unos años con su padre, y en algunas ocasiones, con otros parientes. En una de estas ocasiones, su tío la relacionó con las Cartas de San Jerónimo, las que hicieron se decida por la vida religiosa, pero no tanto debido a una atracción hacia ella, sino por el deseo de escoger el camino más seguro. Al no obtener el consentimiento de su padre, en noviembre de 1535, abandona en secreto la casa paterna, ingresando en el Convento Carmelita de la Encarnación, en Ávila, el cual contaba en ese entonces con 140 monjas. El dejar a su familia la causó gran dolor, el cual comparaba luego con el que se siente por la muerte. Sin embargo, finalmente su padre cedió y Teresa tomó el hábito"
Santa Teresa pasó cinco años con sus trece religiosas en el convento de San José, precediendo a sus hijas no sólo en la oración, sino también en los trabajos humildes, como la limpieza de la casa y el hilado. Acerca de esa época escribió: "Creo que fueron los años más tranquilos y apacibles de mi vida, pues disfruté entonces de la paz que tanto había deseado mi alma. Su Divina Majestad nos enviaba lo necesario para vivir sin que tuviésemos necesidad de pedirlo, y en las raras ocasiones en que nos veíamos en necesidad, el gozo de nuestras almas era todavía mayor".

"Aparte de la autobiografía, el Papa (Paulo VI) destacó Camino de Perfección, en el que "propone un intenso programa de vida contemplativa al servicio de la Iglesia, a cuya base están las virtudes evangélicas y la oración", y su obra mística más conocida, Castillo interior.
En esta última, Teresa "se remite a la estructura de un castillo con siete estancias, como imágenes de la interioridad del hombre", inspirándose "en la Sagrada Escritura, en particular en el Cantar de los Cantares".

Muero porque no muero
Vivo sin vivir en mí
Y tan alta vida espero
Que muero porque no muero.

Vivo ya fuera de mí
Después que muero de amor,
Porque vivo en el Señor
Que me quiso para Sí.
Cuando el corazón le di
Puso en él este letrero:
Que muero porque no muero.

Esta divina prisión
Del amor con que yo vivo
Ha hecho a Dios mi cautivo
Y libre mi corazón;
Y causa en mí tal pasión
Ver a Dios mi prisionero,
Que muero porque no muero.

¡Ay, que larga es esta vida,
Qué duros estos destierros,
Esta cárcel y estos hierros
En que el alma esta metida!
Sólo esperar la salida
Me causa dolor tan fiero,
Que muero porque no muero.

Mira que el amor es fuerte;
Vida, no me seas molesta,
Mira que sólo te resta,
Para ganarte, perderte;
Venga ya la dulce muerte,
Venga el morir muy ligero,
Que muero porque no muero.

Aquella vida de arriba,
Que es la vida verdadera,
Hasta que esta vida muera
No se goza estando viva.
Muerte, no seas esquiva;
Viva muriendo primero,
Que muero porque no muero.

Vida, ¿que puedo yo darle
A mi Dios que vive en mí,
Si no es perderte a ti
Para mejor a El gozarle?
Quiero muriendo alcanzarle,
Pues a El solo es al que quiero.
Que muero porque no muero.

COMPARTIR NOTICIA



Otras contratapas
Diario independiente de la región centro sur del país
Av. Artigas 374 | Durazno, Uruguay | +598 4362 4416