Noticias Tuyas, estés donde estés | Durazno, Uruguay | Seguínos en Seguínos en Facebook    
Es grande, vuela, pero no es avión
Karlos Garateguy | 30/04/2016
Click para cerrar

Con esto del cambio climático, cualquier cosa puede verse de acá en más por estos lares. Además de grandes inundaciones, no se está lejos de que el chancho termine chiflando o de que aparezca un insecto de treinta centímetros de largo con una guitarra al hombro, como el «guitarrero» que encontraron en el departamento de Cerro Largo, donde hasta ahora el único guitarrero que iba con la viola de allá para acá era Jorge Saravia. El guitarrero es ese insecto que de chicos lo poníamos en nuestra oreja para escuchar sus acordes. Por suerte, quien lo encontró no lo puso en un anzuelo para sacar una tararira, sino a disposición de las autoridades competentes para que lo estudien. Melo no solo es famoso por los desfiles de Carnaval con vedette argentinas subidas en los carros, sino que ahora este guitarrero dará que hablar más que cuando un papa ofició misa en Melo. Cómo creció de esa manera, sin dudas, nadie lo sabe y, seguramente, se debe al cambio climático. Algo está pasando, y no es nada difícil que una hormiga termine asustando gente. Hasta hoy, lo único que crecía en este país era el precio de la nafta y la factura de la corriente. La especie guitarrera en cuestión se dice que proviene de México. Como es sabido, son grandes los guitarrones de los charros mexicanos, y de ahí es que este bichito alcanzó tan magnitud. Con la recesión que se está dando por estas horas, cualquiera daría por tener un guitarrerito de estos para sustentarse el churrasco. Así como viene un circo y se llevan los pocos patacones que circulan, con un ejemplar de estos a cincuenta pesos por acariciarlo y pedirle que toque algo zafamos. De seguir este relajo de envenenar nuestro hábitat como lo están haciendo, muy pronto podríamos llegar a ver la gallina con dientes.
El cambio climático no solo se da en la fauna de insectos, sino también en la conducta del hombre. La reacción que tuvo Rosario Martínez fuera del Gran Parque Central también puede haber sido fruto del cambio climático o de la cábala que tiene el técnico: entrar reculando al estadio. Rosario venía marcha atrás y, aparentemente, se llevó a un patrullero por delante. Del técnico de Fénix se habló toda la semana y por lo que se ve también se hablará en la que viene. Parece que Rosario se desacató, y los coraceros qué más quieren: palo, esposas y a la bolsa. El diminuto entrenador, con aire de acomodador de cine, y de antepenúltimo linyera en el viaje a Marte, por ofuscarse, antes de que hiciera algún desastre en el Parque Central, terminó con las esposas puestas. Mirándolo bien a Martínez, mucho de uruguayo no tiene, posee más pinta de pertenecer a una célula extremista que dirigir la «bañadera» de Fénix. Si no fuera porque Rosario toma mate y te saluda con un «bien y vo´», típico de los uruguayos, le atan un pañuelo en la cabeza, y cualquiera diría que es un sirio o que trabaja en el mantenimiento de las pirámides de Egipto. La guardia republicana lo vio así, con cara de llevar explosivos debajo del saco, y lo llevó detenido.
Y con el cambio climático también suelen aparecer luces raras en el cielo. El domingo pasado, por la noche, en gran parte de esta ciudad se cortó la luz y el cable dejó de emitir, y los que miraron para arriba vieron algo que, al otro día, cuando llamaron a las emisoras, le pusieron lo primero que se les vino a la cabeza. Los entendidos en esto de las bolas de fuego que caen a tierra dijeron que se trató de un meteoro. La mayoría de la gente no entiende nada de cielos, y lo único que sabe es que de allí viene Papa Noel, con los regalos el veinticuatro de noche. El lunes, la gente llamaba a los programas y alimentaba la exageración divina que todos llevamos dentro. Unos decían que eran petardos luminosos por el triunfo de Peñarol frente a Rentistas, mientras que otros hasta se animaron a decir que eran las donaciones que mandaron «de arriba», para que los intendentes barajen, corten y repartan.

COMPARTIR NOTICIA



Otras contratapas
Diario independiente de la región centro sur del país
Av. Artigas 374 | Durazno, Uruguay | +598 4362 4416