Noticias Tuyas, estés donde estés | Durazno, Uruguay
SE CONMEMORO BICENTENARIO DE UNA SANGRIENTA BATALLA
Por el año 2011, con bombos y platillos, comenzaron los festejos del bicentenario del proceso emancipador de la Banda Oriental, lo que hoy conocemos como República Oriental del Uruguay.
Carlos Maggi | 12/01/2017

Acontecimientos como la Batalla de Las Piedras o el éxodo del Pueblo Oriental tuvieron su recuerdo con eventos culturales que se desarrollaron en las 19 capitales del país, incluida Durazno, cuyo epicentro fue la plaza Independencia. Lamentablemente, ese entusiasmo patriota se fue esfumando y, prácticamente, no se habla de acontecimientos de nuestra historia, que también cumplen 200 años, como el acontecido el 4 de enero en la zona del arroyo Catalán en el departamento de Artigas, donde las fuerzas artiguistas, comandadas por Cnel. Andrés Latorre, debieron enfrentarse a las fuerzas invasoras portuguesas y brasileñas al mando de Luis Teles Da Silva, Juan de Dios Mena Barreto, José de Abreu y Joaquín Curado. En ese campo de batalla fallecieron 20 oficiales y 900 soldados compatriotas, entre los que se encontraban gauchos, paisanos, indígenas charrúas, minuanes, guaicurúes y esclavos liberados. Por su parte, las fuerzas invasoras, que se llevaron la victoria, tuvieron 78 bajas. Según los historiadores, esta fue la batalla más sangrienta de la campaña de la invasión luso-brasileña.
El licenciado Oscar Padrón Favre, historiador duraznense de prestigio nacional, lamentó el olvido ante la conmemoración del bicentenario de este hecho, indicando que obedece a que los fallecidos eran personas comunes y no algún distinguido ciudadano. «Es importante recordar esta batalla tan emblemática del catalán, sobre todo, porque se inscribe dentro de algo que también está cumpliendo 200 años y, sin embargo, se han recordado muchas fechas del año 11 y 13 que me parecen muy importantes, pero, a partir de 1816, se produce la invasión portuguesa para destruir a Artigas y todo ese movimiento republicano, democrático, de justicia social, que había cambiado la marcha de la revolución en el Río de la Plata. Asombra el silencio ante esta fecha que hay en el país, como que a veces esas batallas o eventos de carácter bélico no merecen ser recordados y fueron cuatro años de una resistencia terrible, peleando contra un ejército mucho mayor que estaba preparado por las guerras napoleónicas en Europa y que, hasta que Rivera se rinde en el año 1820, fue una resistencia heroica y, prácticamente, no hay pago de nuestro país que no tenga huellas de sangre de algún combate o entrevero, así sea un hecho tan pequeño como el que registró Eduardo Acevedo Díaz en el combate de la tapera, a las grandes batallas como pueden ser las de Ibiracoy, India Muerta, Catalán, Carumbé y la más trágica la de Tacuarembó», expresó.
En el campo de batalla del Catalán quedaron más de 900 muertos de las fuerzas artiguistas, conformadas en forma particular, según Padrón. «Estaban integradas por gauchos, paisanos de distintos pagos, indios de las misiones, morenos libertos que habían sido liberados para ir a pelear y también por charrúas y minuanes que se habían unido a estas fuerzas. Fue una derrota muy grande, y yo pienso que como los que murieron en esa época eran sobre todo gauchos, paisanos de tierra adentro, tal vez, por eso, es que estén tan olvidadas estas cosas. Quizás si hubiesen muerto oficiales de otro sector social, de otras familias, de otro nivel, tal vez, serían mucho más recordada, pero, en general, los que murieron en esta batalla fueron los más humildes y pobres», sostuvo.

Comandante de las fuerzas y su vínculo con Durazno

El comandante de las fuerzas de esa batalla fue el coronel Andrés Latorre, quien tuvo un vínculo muy especial con Durazno. «Me parece que es bueno que Durazno especialmente recuerde esta fecha, porque ese coronel Andrés Latorre que lo acompañó a Artigas hasta sus últimos momentos prácticamente, luego, va a retornar y va a pelear junto a Lavalleja y Rivera, estableciéndose en Durazno, y va a morir en Durazno en el año 1860. El historiador Huáscar Parallada escribió un precioso libro sobre don Andrés Latorre, una reliquia artiguista en el Durazno, que le rinde justa memoria a este gran soldado de Artigas que hace 200 años le tocó comandar las tropas y librar esta tan dura batalla, en la que fuera derrotado», comentó.
Cabe señalar que en dicho campo de batalla se encuentran dos monolitos que recuerdan este hecho histórico. Allí se organizó un acto, que contó con la presencia del comandante en jefe del Ejército, Gral. Guido Manini Ríos, y el intendente de Artigas, Pablo Caram.

 Publicado por El Acontecer Diario


COMPARTIR NOTICIA



Diario independiente de la región centro sur del país
Av. Artigas 374 | Durazno, Uruguay | +598 4362 4416