Noticias Tuyas, estés donde estés | Durazno, Uruguay
«NACEMOS PARA COMBATIR EL STATUS QUO COLORADO ACTUAL»
El surgimiento de la corriente Batllistas Orejanos sacudió los cimientos colorados. «No es otra cosa que la expresión de rebeldía de querer cambiar al partido con una opción a la intemperie de los liderazgos actuales», dijo el diputado Fernando Amado en la capital del Yí.
Alejandro Arrúa | 24/11/2016
Click para cerrar
Diputado Fernando Amado

«Los enfrenta con absoluta claridad. Es un camino que nace para llegar al final —entiéndase por ello las elecciones internas—. No andamos jugando a las escondidas, nacemos para llegar hasta el final y queremos desplazar a los actuales líderes del Partido Colorado. Creemos que son representantes de un partido desdibujado y desconocido, si se mira en el espejo de la historia», sostuvo.
Sin tapujos, expresó que la historia de su generación es la historia de los desencantos del Partido Colorado. Al presentar ante la sociedad del centro del país su novel corriente: Batllistas Orejanos, el licenciado en Ciencias Políticas recordó que en la colectividad siempre hubo derecha e izquierda, batllistmo. «De 30 o 40 años a esta parte, la colectividad no tiene ese pulmón izquierdo, batllista, republicano, liberal. Es por demás notorio que una inmensa cantidad de ciudadanos que se sienten batllistas están votando fuera del partido», indicó. Ese es precisamente el espacio que la novel corriente generada en torno a su figura espera ocupar. «Es lo que deseamos, nos hemos ido formando, generando nuestra propia identidad. Nacemos para combatir el status quo colorado de la actualidad», agregó.

Sin retorno

Consultado acerca de cómo encantar a jóvenes que lo que conocen del Partido Colorado son justamente los principios que él cuestiona, Amado reconoció que las cosas tienen principio y que no será tarea sencilla. «Hay otros sectores de la colectividad que quizás al final del camino esperan y quieren lo mismo que nosotros. Sucede que lo hacen de otra manera, una forma más amortiguada, menos radical. En nuestro caso, creemos que la mejor forma de conectar con una ciudadanía que tiene un reflejo de un partido de derecha, conservador, una fuerza que estuvo entremezclada con los militares, que tuvo uno o dos dictadores en el siglo XX, pasa por un discurso claro, brutalmente honesto. Nos paramos en la vereda de enfrente de los líderes históricos del partido: Sanguinetti, Batlle, fallecido semanas atrás, pero con una gran influencia ideológica, y de Bordaberry. Planteamos generar un pulmón izquierdo que hoy no existe. Para ello, hay que hablar con claridad. El nuestro no es un camino acomodaticio; inmolamos los puentes porque creemos eso y porque nuestra única obsesión no es el poder, sino generar un hábitat dentro del Partido Colorado en el cual podamos sentirnos cómodos, que representamos lo que queremos. El nuestro es un camino sin retorno», aseveró.

Largo camino

No tiene pelos en la lengua para expresar que su colectividad no está preparada para ser opción de gobierno. «No buscamos atajos para llegar al poder, optamos por el camino largo: resurgir desde abajo, desde un planteo ideológico, y la reconciliación con las mayorías populares, que fueron las que sostuvieron la base social y político electoral del batllismo. Es un camino de 10, 15 o 20 años para recuperar la confianza de la gente. No será rápido, pero debe comenzar ya», afirmó.
Entiende que los tiempos actuales, donde aumenta el desencanto popular con el gobierno frenteamplista, son caldo de cultivo para traducir en realidad los cambios propuestos en filas coloradas.
Sobre las raíces que el sector espera echar en el centro del país, Amado dijo que lo se procura es generar su cuadro de dirigentes. «No nacemos para jugar al roba montón dentro del Partido Colorado. La pretensión es crecer hacia afuera con gente joven, con ganas de cambiar.»

Desencantado con Foro Batllista y Vamos Uruguay

En apretada síntesis de su desembarco en la vida política, Amado recordó que a principios de siglo se sumó al Foro Batllista, «en ese momento, la opción más social demócrata que presentaba la fuerza tradicional. Allí arrancamos junto a un grupo de jóvenes de 18 o 19 años, con una mirada de querer hacer cosas para cambiar, renovar el partido. Tras unos años, en 2006, nos fuimos, críticos con una serie de vicios que encarnaba el sector. Por un tiempo, permanecimos independientes hasta que apareció Pedro Bordaberry, con la opción de una nueva corriente nacional que, en síntesis, planteaba algo similar a lo que proponemos nosotros hoy, respecto a la renovación, a desplazar los líderes del partido —por ese entonces, Julio María Sanguinetti y Jorge Batlle—».
Con el paso del tiempo fue crítico de la llegada de dirigentes que representaban la antítesis del pensamiento fundacional, a la vez que lamentó el cambio en la visión de Borbaberry. «Tendió a un discurso único, sin matices, a la vez que elige la opción ideológica de Herrera, buscando generar empatía en ciudadanos que eran votantes naturales del herrerismo y que pensaba que podían quedar políticamente huérfanos, porque Lacalle padre no iba a ser candidato y Larrañaga podía ganar la elección interna blanca.»
La salida de Vamos Uruguay tomó su tiempo, dado que —admite— convivió y trató de pelearla desde dentro.

 Publicado por El Acontecer Diario


COMPARTIR NOTICIA



Diario independiente de la región centro sur del país
Av. Artigas 374 | Durazno, Uruguay | +598 4362 4416