Noticias Tuyas, estés donde estés | Durazno, Uruguay
ESTUDIOSOS DEL TEMA ANALIZAN SI EL FESTIVAL ES SOLO FOLCLORE, O NO
Una discusión tan vieja como estos eventos masivos: ¿el festival es solo folklore o no solo es folklore, cómo tanto se discute en este y otros festivales anteriores?. Controversia mediante, que se trasladará mas allá de esta 43.ª edición, la consulta fue para estudiosos del tema musical, en entrevista exclusiva realizada por el periodista Mauricio Bosch.
| 06/02/2016
Click para cerrar
Ser o no ser, una cuestión que no sería tal a ojos de entendidos (en la foto de archivo Larbanois Caqrrero con No Te Va a Gustar en el escenario del Parque de la Hispanidad

Entrevista de Mauricio Bosch

Son recurrentes los comentarios entorno a los festivales masivos relacionados a músicas tradicionales, sobre la inclusión de géneros como la cumbia y el rock –por ejemplo– cual si se tratase de un atentado a las tradiciones y el folclore, generando bandos tradicionalistas a un costado, y al otro: aquellos que sin fundamentalismos prefieren la diversidad musical. Lo cierto es que hoy día y con el transcurso de los años algunos conceptos han ido variando.
Mucho se habla de renovación de géneros y se pierde el rumbo considerando si tal o cual músico debe formar parte o no de un determinado festival por el género que interpreta, sin hacer foco en lo que es mucho más importante, como la vigencia, nivel y calidad de su producto. Incluso menos aun se considera lo que el organizador – léase gobierno departamental o nacional - pretende al incluir o excluir determinado mensaje por parte de tal o cual artista.
Por ello, e intentando arrojar un halo de luz sobre este tema tan complejo, que despierta acaloradas discusiones que se transforman en fanatismos, fuimos en busca de una opinión calificada al respecto, la de dos musicólogos para consultarlos sobre algunos conceptos.
Hablamos con Gustavo Goldman, licenciado en Musicología y Magister en historia de la Cuenca del Plata –todo por la UdelaR–, y Adriana Santos, licenciada en Musicología y maestranda en información y comunicación (UdelaR)

¿Qué es folclore y cuál es la definición que se adapta a estos tiempos?
GG -En primer lugar habría que realizar una primera diferenciación: por un lado, está la idea de folclore vinculada en el siglo XIX al romanticismo, al nacionalismo, al difusionismo cultural, a la creencia en el progreso y la civilización, etc., que orienta las búsquedas de las diferentes manifestaciones que portarían como una especie de esencia del pasado de las naciones.
AS - Además, específicamente en lo que se refiere a música folclórica, se puede decir que es el conjunto de géneros musicales que en algún momento de la historia de un colectivo se definieron como portadores de una identidad compartida. Para hablar de música folclórica hoy en día se debe tener en cuenta necesariamente la relatividad de su significado ya que han pasado dos siglos de observación y teorización acerca de los fenómenos culturales y por ende de la música como una de sus manifestaciones.
GG- Una vez construido ese relato folclórico, existe un hecho constatable que es la existencia y la práctica continuada de ciertas músicas (en nuestro caso) que son consideradas folclóricas, tradicionales. Y la circulación de éstas en circuitos legitimadores de las tradiciones: sociedades nativistas, festivales folclóricos y otros eventos.
AS- La definición del término folclore tiene más de una respuesta y ha tenido diferentes respuestas en diferentes momentos y lugares. Tal vez el concepto que hoy en día traería menos complicaciones es el de música tradicional, porque nos libera de la carga conceptual decimonónica y nos enfrenta a un escenario que por sí mismo nos remite a otros factores que no están presentes en el concepto de folclore, por ejemplo cuánto cuentan las elecciones definidas desde los ámbitos de poder, o qué influencia tienen las mediatizaciones, entre otros.

¿Qué es canto criollo y donde se diferencia con la anterior?
GG - Justamente, se llamaron cantores criollos a los cantores que practicaban estas músicas legitimadas como tradicionales: cifras, vidalitas, estilos, milongas, canciones criollas, etc. Gardel y Razzano eran cantores criollos, Néstor Feria también lo era. Hay que entender todo esto en un proceso de consolidación de la nación en el Uruguay a fines del siglo XIX y principios del XX que se daba en un lugar que recibía una masiva inmigración europea.

¿Qué pasa con las fusiones genéricas, en donde se ubican?
AS - Los géneros musicales también son categorías que se definen en un contexto.
GG- Es que no existe una versión auténtica de nada. Todas son mezclas, fusiones. Todas las músicas son híbridas. Por eso hay que revisar todo este tipo de terminología. La fusión, la mezcla, no es la excepción; es la regla. Todo es producto en algún momento de alguna mezcla entre lo que conozco, lo que me llega (porque conocí a alguien, porque lo escuché en un disco, etc.) y mi propia creatividad. Definir un género es realizar un proceso de abstracción importante.
AS - Un ejemplo bien claro y cercano es el tango. Cuando vos escuchás los primeros tangos no sabés diferenciar entre lo que estás escuchando y lo que tenés como referencia de otro género musical que es la habanera. Tiene que ver con el ritmo, con los instrumentos utilizados, con la cantidad de compases, con el tipo de fraseo. Es que nada nace por generación espontánea, todo se enmarca en un proceso. En el caso del tango, se fue definiendo como una entidad a parte a medida que su práctica llegó a diferentes ámbitos sociales, a medida que los diferentes músicos se fueron identificando con él y creando obras dentro de esas estructuras, recreándolas y creándolas, y a medida que se fue comercializando también. Y aquí entra el otro factor primordial que es la mediatización de la música, cómo cambia la relación de los géneros con los artistas y su público a partir de la llegada del fonógrafo, y luego de la radio y del cine.
GG - En 1900 el tango era similar a la habanera (la habanera se difundió, y así aparece en las partituras de zarzuela, con diferentes nombres: habanera, danza americana, tango, tango americano, etc.). Lo que pasa es que por alguna razón se tiende mucho a esencial izar y partir de la consideración de esas esencias: el tango es esto!!! o eso no era tango porque el tango tiene estas características. Algo totalmente anacrónico. En 1900 nadie podía saber cómo iba a ser el tango en 1920. O sea, siempre se fusiona, se mezcla.

Por ejemplo: una cumbia no forma parte del folclore uruguayo pero si es compuesta por un uruguayo dentro de nuestro territorio usando expresiones lingüísticas propias – lunfardo – ¿forma parte de nuestro folclore o de qué? El mismo ejemplo aplicado al rock, un género hoy global, que se diferencia algunas veces por elementos típicos de la región que lo produce.
GG - Toda tradición es selectiva. En ese proceso de selección participan diferentes agentes, instituciones, intelectuales, artistas, gente y la misma tradición (la vigente en ese momento). El tema central es que cuando se practicaban algunas músicas en este territorio a fines del siglo XIX era el momento de los nacionalismos, del romanticismo. Ahí se fue a buscar ese núcleo de músicas que irían a conformar una tradición selectiva. Entonces muchas de las tradiciones eran de invención reciente: el caso del vals o de la polca fue así.
AS - El ejemplo del vals ya me ayuda a responderte la segunda parte de la pregunta que tiene que ver con el rock como género musical global. El vals es un ejemplo de recorrido musical global en el siglo XIX. Comparte con otras danzas su origen y su expansión, estos géneros surgen en la Europa sajona como música de moda y llegan al resto de Europa. Era la música realizada y practicada en las cortes, de ahí se expande a las colonias hispanas. Luego deja el ámbito de las élites criollas, es decir, los bailes de salón, para pasar al ámbito campesino y a popularizarse. Si ya hubo este tipo de recorridos en esa época ¿cómo no los va a haber ahora con el desarrollo descomunal de los medios de comunicación? Hay que tener en cuenta que toda la música, como tantas otras manifestaciones culturales, está en permanente cambio y estos cambios se dan en determinado espacio y a partir de las influencias que cada individuo realice sobre ella.
GG - ¿Qué problema hay con el rock o con la cumbia? Lo que pasa es que ahora a nadie se le ocurre salir a recolectar músicas para descubrir cuál es la "verdadera" música nacional. Lo verdadero no existe, reitero. Existe sí una versión, un relato, una selección de materiales establecidos como "verdades" o esencias que se han naturalizado.

¿Cuál es el caso de la plena danza y el ritmo “Malvin” dos ritmos foráneos adaptados aquí?
AS-El concepto de foráneo también es relativo. ¿Foráneo para dónde y para quién? Foránea sería la polka para los indígenas, y también el candombe. A la vez el candombe era foráneo para los criollos blancos en los territorios de la Banda Oriental en el siglo XIX. Es más, el candombe fue foráneo hasta entrado el siglo XX en muchos pueblos del interior del Uruguay y hasta en algunos barrios de Montevideo.
GG- El tema, reitero es que ahora nadie anda buscando cuál es el folclore actual. Mirá: cuando Ayestarán recolectaba el folclore, grabó muchísima música de moda. Estilos que eran de Gardel y Razzano, canciones de autores nacionales y extranjeros, etc. Si Ayestarán estuviera vivo ahora probablemente diría que grabó música popular. Lo que sucede es que en esos momentos él andaba en la búsqueda de las especies folclóricas. Si saliera ahora con esa idea de los años cuarenta y cincuenta, tal vez hubiera aparecido entre sus materiales algún "malvinazo" interpretado por un peón rural en Tranqueras.

¿Cuál es la función del canto criollo, su relación con la tradición y porque es tan importante la difusión de la tradición?
GG- La verdad es que no tengo una postura sobre si es importante o no la difusión de la tradición. Raymond Williams, un marxista inglés decía en los años setenta que las tradiciones son intencionalmente selectivas y son las que ofrecen un sentido de predispuesta continuidad; actúan como conectoras del pasado con el presente. Ahora voy a lo del canto criollo. A veces sobre las etiquetas se suben muchos al carro. No sé: yo he asistido como público y unas pocas veces a tocar a los festivales folclóricos y ahí hay de todo. Desde muy buenos payadores y cantores hasta muy malos músicos que tocan polcas con batería, bajo eléctrico, tumbadoras, teclados, algunos coros que realizan unos pasitos de baile al estilo de los parodistas de carnaval, que se amparan en esa etiqueta de "criollo" y auténtico, cuando en realidad están mezclando cosas provenientes de otras músicas, como lo hacen la mayoría de los músicos. No olvidemos que detrás de este tipo de festivales hay todo un aparato comercial, etcétera, que no conozco en profundidad.

¿Que significó el en 1975 el año de la orientalidad y que se buscaba resaltando la tradición y usando el trabajo de Lauro Ayestarán?
AS - Le dejo espacio a mi colega en esto ya que es el único que ha estudiado este tema en el ámbito de la musicología uruguaya.
GG.-Bueno: el año 1975 fue el año en que la dictadura comienza a desplegar su proyecto fundacional. Su nueva patria bajo la denominación "Nuevo Estado Oriental", el nuevo oriental, el nuevo peso, y toda una batería de eventos en los que se intentan posicionar como los continuadores de la gesta artiguista e independentista. La música de esa patria proyectada fue ese folclore esencializado como verdadera música y danza del "pueblo del Uruguay" (como aparece en algunas ediciones fonográficas). El trabajo de Ayestarán, fallecido años antes, es utilizado en este contexto. El ministerio de educación y cultura del momento editó una serie de discos bajo el nombre "Cantos de la Patria" que constituyen una muestra de la política en materia musical y cultural de la dictadura. En los dos primeros volúmenes plantean su idea nacionalista con la inclusión del Himno Nacional y el Pericón Nacional, el vol. 2 fortalece esta visión pero esta vez militarizada con la inclusión de "A don José" de Ruben Lena pero interpretada por la Banda de la Fuerza Aérea. En los volúmenes 3 y 4 realizan una recopilación del trabajo de Lauro Ayestarán en una edición cuidada por Flor de María Rodríguez de Ayestarán.

¿Hoy día se está atentando contra la tradición al mezclar géneros y buscar pluralidad en los festivales masivos?
AS.-Como ya se dijo, las tradiciones son construcciones relativas, por lo creo que habría que bajarle el nivel apocalíptico. En realidad lo que se hace es cambiar los parámetros. El problema es que si yo digo que voy a ofrecer frutas y ofrezco verduras, voy a tener quien proteste y también voy a tener quien relativice y me diga, “sí pero las frutas son verduras y hay verduras que son frutas”. En realidad creo que el inconveniente aquí está ligado mucho más a la definición de los objetivos de este tipo de eventos. ¿Qué es lo que pretendo con la organización de un festival al que defino como de música tradicional? ¿Quiero ofrecer música masiva y asegurarme el éxito económico y la popularidad que necesito para continuar una gestión? ¿Me interesa dar espacio a las manifestaciones culturales globales ligadas a las industrias multinacionales?¿Me interesa ofrecer un ámbito de desarrollo artístico nacional, regional, global, alternativo? ¿Creo que es importante que desde el Estado y desde los privados se favorezcan las manifestaciones artísticas amplias o las restringidas a un ámbito determinado? Todos estos cuestionamientos tienen que ver con la definición de las políticas culturales, y con pensarnos a nosotros mismos, pero esto siempre es un espacio de tensión.
GG- No creo que exista mucha gente que esté pensando al crear algo, no hacer ciertas cosas porque atentan contra la tradición. Además hay muchas cosas en juego: hay guita de por medio. Una cosa es la cultura y otra cosa es un escenario en el que se paga a los artistas, en los que se elije quiénes van a tocar y quiénes no. El empresario está en su derecho de hacer lo que quiera. Cuando es el Estado el que interviene, ahí juegan las políticas culturales, tal como lo plantea correctamente Adriana. Por supuesto que alguien va a patear si no lo contratan a él por contratar a Lucas Sugo o a Piñón Fijo, yo que sé. Ahí, nos amparamos en la tradición!!!! Pero ese artista que patea por esto, tal vez no tenga inconveniente de compartir un escenario con esos mismos artistas si una empresa del Estado los contrata. Se mezclan muchos intereses -legítimos- distintos que es difícil o complejo manejarlos a la ligera.

¿Y si este festival es folclórico, cambia al incluir rock y otros géneros?
GG - Bueno: festivales temáticos siempre existieron y van a existir y aquí también pueden existir mezclas. Fijáte que muchos grupos de rock han tomado temas de Zitarrosa, de Los Olimareños, etc.; ahora se me ocurre Pecho e Fierro y su versión de A don José o "Metalúrgico soy" de Cacho Labandera. Y también hay algunos músicos que participan de los festivales folclóricos que también se han cruzado hacia otros lugares.
AS-Sí, claro que cambia. Tal vez habría que dejar de usar esa palabra. Hay una tendencia a siempre a querer enmarcar todo. Esa tendencia tiene que ver con el afán de clasificar, y muchas veces más de excluir que de incluir, es así que se construyen también las identidades, a partir de las diferencias, a partir de distinguir este del otro, nosotros de los otros.Pero además las elecciones de un tipo de música u otro tienen que ver con factores que no son ajenos a los lineamientos político-ideológicos y por ende al tipo de relación de éstos con las relaciones económicas, que son, en definitiva lo que mueven nuestro universo desde hace siglos.

¿El candombe es folclore?

AS Según la definición que dijimos al principio sí sería folclore, es que es música tradicional.
GG-Contesto con una pregunta en verso: Fue en noches de carnavales, / que escuchamos al pasar / la pregunta de aquél niño: "¿Qué es el folclore, Mamá?".

 Publicado por El Acontecer Diario


COMPARTIR NOTICIA



Diario independiente de la región centro sur del país
Av. Artigas 374 | Durazno, Uruguay | +598 4362 4416