Noticias Tuyas, estés donde estés | Durazno, Uruguay
Visito el Caribe por vez primera y disfruto de tiempos amorosos. La playa más hermosa cerca de Cartagena de Indias es un paraíso en disputa: la quieren nativos, turistas nacionales y extranjeros y dos de las familias más poderosas de Colombia. ¿Habrá lugar para todos?
| 06/11/2015
Click para cerrar

Despierto y la veo tapada con su sabanita roja. Sus hombros bronceados, al descubierto, me provocan un beso y ella despierta. Sol abre los ojos y la carpa se ilumina de amor y buenos días. Afuera ya amaneció. En mi primer chapuzón del día el agua está serena, tibia y transparente. Salgo escurriéndome el pelo mientras Sol deja su paño de artesanías a la vista: aretes y collares expuestos a un par de metros del mar turquesa.
A mí ya me dieron ganas de desayunar y empiezo a prender el fuego. Hoy lo primero es el mate; después tostaremos una avena para acompañar con guayaba, naranja y banana y endulzar con panela. En Playa Blanca la leña abunda y el hambre se sacia mejor y más barato al calor de llamas y brasas. De ahí han salido los ricos patacones y el majado de plátano verde, pescaditos a las brasas, puré y bolitas de papa y yuca, lentejas como nos enseñó la Marce en Quito, arepas que improvisamos a la parrilla, chapatis, arroces y fideos...
Hemos cocinado y comido de lo lindo, pero cuando no tuvimos ganas de parar la olla encontramos salvadoras. Cada mañana Leonor camina la playa con su olla de masitas: unos buñuelos fritos, amarillos de maíz molido, con anís y un toque dulce llenador y gustoso. Con el café que vende su compañero estás pronto. Pero si te da hambre más tarde esperá a Isidora, otra mujer negra que pasará con su bandeja de cocadas sobre la cabeza ofreciendo dulzuras exquisitas de coco, yuca, guayaba, albaricoque, maní y ajonjolí.
– ¿Desde cuándo conozco yo esta playa? Desde que esto era un paraíso.
Orbille habla y cierra los ojos. Orbille es un artesano que para a descansar bajo la sombra de nuestro quincho y empieza a mirar hacia atrás. Trae bijouterie marina, un caracol lustrado e historias del Edén.
– ¿Y por qué antes esto era un paraíso, me lo pregunta? Es que no había gente de otros lados, solo los nativos y la gente de Bocachica. No faltaba pescao, cazábamos tortugas carey y había bastante coco... “Coco Nifinda” le llamaban los yoruba, porque es fuente de vida.
Entonces José me explica lo que le explicaron sus abuelos: que el coco es la única mata de la tierra que te da agua, alimento y leña. José entonces abre un paréntesis y se queda afuera de aquel Edén, picado por la víbora del hambre. En sus palabras “hace 30 años la inestabilidad económica era muy grande en la isla”, hasta que llegó el turismo y dejó todo igual cambiándolo todo.
Estas son las únicas playas de arena blanca y agua turquesa cercanas a Cartagena de Indias, el centro turístico del Caribe colombiano. Por eso son tan deseadas, por eso todos quieren un poco de ellas. Hace ya tiempo que dos de las familias más poderosas de Colombia -los Santo Domingo y los Echevarría- metieron al Estado en Playa Blanca Barú S.A. y en trío se hicieron con todas las tierras de la península de Barú. Las dimensiones del proyecto hablan de los intereses en juego: mil viviendas, dos grandes hoteles, un gran campo de golf y un centro comercial.
Algo de eso ya está a la vista: el hotel Decamerón resalta con su infraestructura moderna al otro lado de la playa. En su área privada, los turistas que gastan mucho disfrutan de un paraíso artificial, all inclusive. Mientras tanto, la comunidad de Playa Blanca no tiene recolección de basura, ni servicio de agua potable y sufre el acoso de los intereses económicos que quieren desalojarla para levantar cinco estrellas de plástico frente al mar. Pero los nativos resisten desde la playa y no dan el brazo a torcer: parece que el campo de golf tendrá que esperar.
Pisando estas arenas, disfrutando aquellas caricias y discutiendo estas injusticias ha pasado ya una semana en la playa. El misterio del tiempo en el mar, que pasa tan fugaz como lento, y ahora concluye.

 Publicado por El Acontecer Diario


COMPARTIR NOTICIA



Diario independiente de la región centro sur del país
Av. Artigas 374 | Durazno, Uruguay | +598 4362 4416