Noticias Tuyas, estés donde estés | Durazno, Uruguay
Salimos de Uruguay por Fray Bentos junto a Mauro, un amigo montevideano que anda en bici solo con un perro. Días de risa y charla, pasando por un Fray Bentos que entierra su carnaval con mascaritos.
| 26/03/2014
Click para cerrar
Los viajantes y ruedas amigas del camino

Al otro día, el puente. No podemos cruzar porque está bloqueado para bicicletas: dicen que es inseguro y no nos convencen. Tenemos que hacer dedo y que un motorizado nos lleve. Pasará Adibal en un camión grandote y nos cargará a los tres hasta Gualeguaychú, un crá.
Argentina quiere recibirnos con lluvia pero se aguanta. La ciudad tiene un río hermoso y del otro lado del puente naranja hay quinchos abandonados. Conseguimos leña y salen pizzas, aunque Ernesto y Mauro olvidaron la salsa de tomate en las compras...
Gualeguaychú tiene rambla y una tranquilidad que queda lejos del carnaval. La siesta es más larga que en Durazno y los comercios abren de nuevo a las 5. Nos vamos quedando otra noche y salen choris a la parrilla.
Nos vamos y se separan los caminos: Mauro va a Buenos Aires y nosotros a Rosario. Nos despedimos para reencontrarnos, a los tres nos hizo bien la compañía.
La ruta es prolija y plana hacia Gualeguay, la ciudad vecina sin chú. Nos llevó dos días y se rompió la parrilla delantera de Leo. Igual llegamos y el camping ¡tiene duchas con agua caliente!
Gualeguay nos sonríe, nos regalan facturas, ayudan a Leo a soldar en el taller y comiendo unos "sandwiches de milanesa" nos regalan la cerveza conversando sobre política. Al otro día, seguimos hacia Victoria con un almuerzo rico y un vinito mendocino en las alforjas. La ruta es todavía más plana y recta y la tarde se hace laaaaarga. Llegamos al arroyo del Animal ya con el sol bajo y no es un buen lugar para acampar, pero es lo que hay. Más tarde, aparecerá la policía apuntando y viendo qué hacemos ahí. Pfffff.
Por suerte, hacia Victoria aparecen curvas, bajadas y subidas para distraerse. Se hace larga la entrada, pero llegamos al camping. Hay un río, botes, lanchas y barcos. También hay una pareja de rosarinos simpáticos que acampan con su nieto. El río es el Paraná y las embarcaciones traen peces como el sábalo y la boga que comeremos a la parrilla con los vecinos. Apenas.
Salimos hacia Rosario sabiendo que este puente tampoco admite bicis. Nos levanta el loco de la Amarok, un rosarino con buena onda que nos arrima a una ciudad soleada y con buena hospitalidad de un duraznense y su familia. Luego les contaremos qué tal nos fue, ahora a disfrutar Rosario. ¡Buen viento!
* Warmshowers es una comunidad de cicloviajeros y anfitriones en internet, que facilita el alojamiento de viajeros en distintas partes del mundo de forma solidaria. Si querés ofrecer una cama, una ducha o un lavarropas en tu casa estarás dando una ayuda muy grande: https://es.warmshowers.org/

 Publicado por El Acontecer Diario


COMPARTIR NOTICIA



Diario independiente de la región centro sur del país
Av. Artigas 374 | Durazno, Uruguay | +598 4362 4416