Noticias Tuyas, estés donde estés | Durazno, Uruguay
MGAP Y MSP TRABAJAN EN FORMA CONJUNTA
Ante la aparición de dos casos de carbunco o ántrax en dos trabajadores rurales en la localidad de San Jorge, el director de los servicios ganaderos del MGAP a nivel local, doctor José Luis Queirolo, habló de las medidas preventivas para evitar el pasaje de la enfermedad del animal al hombre.
| 30/01/2009
Click para cerrar
Dr. José Luis Queirolo

Consultado por EL ACONTECER, el jerarca aseguró que “es una situación que no debe causar alarma, más allá de lo que naturalmente tiene la aparición de una enfermedad, ya que la misma ha sido diagnosticada en el país de hace tiempo, existeen el departamento de Durazno, ya que hemos tenido casos”.
Recordó que el productor “sabe perfectamente como sobrellevar la situación, y además el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca ha afrontado la situación, como lo ha hecho en anteriores oportunidades, con el comienzo de las medidas sanitarias, que básicamente son medidas de vacunación de las especies susceptibles y, a su vez, como es tradicional, se hacen los contactos correspondientes y se tiende la red con el Ministerio de Salud Pública, ya que es una enfermedad que tanto afecta al animal como al ser humano”, puntualizó.
Aseguró que en este caso, aparte de los animales enfermos y muertos, también hay dos personas afectadas de carbunco por contacto con los animales muertos, quienes ya fueron asistidas por parte del Ministerio de Salud Pública, destacando que se ha realizado el relevamiento de zona y es un claro ejemplo de enfermedades que deben ser atendidas por las dos estructuras ministeriales, según precisó.

Precauciones

El jerarca local del MGAP resaltó que lo primero que se debe hacer ante una sospecha de muerte de un animal por carbunco, es el aviso a las autoridades del Ministerio en el departamento. Recordó que en Durazno existen dos oficinas, una en la capital departamental y otra en Sarandí del Yí. “A partir de ahí se desencadena todo un mecanismo”, reiteró.
“A nivel de campo lo que se debe hacer frente a una simple sospecha es no tocarlo, no arrastrarlo, no utilizar lazos para arrastrar el animal, ya que una de las características de los animales muertos por esta enfermedad es la pérdida de sangre por las fosas nasales, ano y vulva, esto determina que cualquier elemento utilizado quede sucio de sangre y se contamina, pudiendo hacer que una persona se enferme. Hay que tener cuidados extremos en estos casos y delegar a los médicos veterinarios, al servicio oficial, para que realicen las averiguaciones del caso y lo que corresponde en esta zona, no arriesgarse” enfatizó el técnico del MGAP.


Mejor no incinerar

Hizo especial hincapié en que se está solicitando no realizar incineración del cadáver del animal afectado de carbunco. “Normalmente la quema de un vacuno, y eso el trabajador rural lo sabe, no es fácil de realizar, necesita una gran cantidad de ramas y material combustible como para lograr la quema total del animal.Hoy en día está terminantemente prohibido el realizar quemas en los campos, por lo que esto traería problemas por solucionar un inconveniente focalizado de carbunco, con un incendio de gravísimas consecuencias.Por lo tanto a nivel del comité de emergencia se desestimó esta medida de práctica de quema.Lo más aconsejable actualmente es la utilización de formalina en las aberturas nasales donde corre sangre del animal muerto y el enterrado correspondiente, recubriéndolo con una capa de cal viva y la tierra, sería la medida más prudente”, concluyó el Director de los Servicios Veterinarios.

El contagio humano

Recordó que el carbunco se contagia al hombre a través del contacto con la piel. “Muchas veces cuando se está fumando y realizando la tarea de campo, el arrastre de cadáveres, el cigarro queda contaminado con restos del animal y eso puede determinar el ingreso a la persona de la bacteria a través de la vía digestiva. En la persona se presenta en forma cutánea, digestiva y respiratoria por inhalación”, informó.
En el caso del animal, tiene tres formas de presentación: una sobreaguda que se cursa sin sintomatología, una aguda, que lleva a la muerte en dos a cuatro días, y una forma crónica, en la que presenta un edema subcutáneo con dificultades en la respiración, ronquidos en los animales y, básicamente, se presentan en los equinos y en los porcinos.

 Publicado por El Acontecer Diario

COMPARTIR NOTICIA





Diario independiente de la región centro sur del país
Av. Artigas 374 | Durazno, Uruguay | +598 4362 4416