Noticias Tuyas, estés donde estés | Durazno, Uruguay
ESTUVO AL BORDE DE LA MUERTE, AUN NO SE EXPLICA COMO SE SALVO
Los graves accidentes ocurridos en los últimos días, en los que dos jóvenes de 21 y 19 perdieran la vida, pusieron en el tapete la problemática de las picadas
Carlos Maggi | 10/05/2012
Click para cerrar
Pedro se accidentó en los primeros días de enero, al ingresar al puente sobre el Río Yí

Están los que entienden que hay que penalizar y ser más rigurosos con la aplicación de la ley, y están quienes se inclinan por apelar a la educación para formar a los niños y jóvenes y así disuadirlos de este tipo de conductas. Lo cierto es que mientras se da este debate se siguen perdiendo vidas, no solo en Durazno, sino en todo el país.

Duro testimonio.

Uno de los tantos testimonios valederos es el de un joven que participó de picadas, que sufrió un grave de un accidente de tránsito que lo llevó a estar al borde de la muerte, con la angustia generada para su familia y amigos. Pedro protagonizó el 5 de enero de este año un accidente gravísimo cuando realizaba esta actividad y al ingresar al puente sobre el río Yi tanto él como un amigo que viajaba en otra moto impactaron contra un equino. Estuvo inconsciente durante veinte días y experimentó lesiones tales como fractura de pómulo, paladar, perdida de piezas dentales, coágulos en la cabeza y pérdida abundante de sangre; heridas que lo mantuvieron internado en el cti con pronóstico muy reservado. Los médicos llegaron a expresarle a los familiares que el cuadro era complicado y no se sabía si se podría salvar.

Era un juego...

Felizmente de a poco se fue recuperando y luego de estar 32 días internado, lentamente está volviendo a la normalidad. Entiende que la vida le dio una oportunidad más para vivir, por lo que espera con su testimonio de vida apelar a la sensibilidad de los jóvenes que siguen practicando las picadas, como una vez él lo hizo, para que desistan de esa actitud y piensen en los daños colaterales que pueden causar; además de su propia muerte. “Le doy muchas gracias a los doctores y enfermeras que me atendieron porque hoy lo puedo contar luego de haber estado treinta y dos días internado con coágulos en la cabeza, pérdida de conocimiento; la verdad es que pasé muy mal, no solo yo, también mi familia.
Quiero decirle a los jóvenes que tengan cuidado con las motos, que dejen de correr por la vida de ellos. Así como lo hice, hoy digo nunca más, tuve una muy mala experiencia que me llevó a aprender a cuidar y valorar la vida”, señaló.
Consultado sobre las razones que lo llevaron a practicar las picadas indicó que todo comenzó como un juego, para divertirse y desafiar a otros de quien corría más rápido; no tomando conciencia de los riesgos a que se estaba exponiendo. “En ese momento no pensaba en lo que podía pasar atrás, si te podías caer, si se reventaba una cubierta en el camino, se te atraviesa un perro o cualquier otra cosa”, afirmó.

No hago locuras.

El desafío de Pedro fue volver a subirse a una moto, ahora lo hace en forma más cauteloso y con una mente más madura. “Subo, pero no hago las locuras que hacía antes, la culpa no la tienen las motos, la tenemos nosotros por no razonar y usar la cabeza en ese momento”, precisó.
Pasados algunos meses del accidente aún no se explica como se pudieron salvar, tanto él como su amigo.
Lo pueden contar, “nunca sabés cuando te van a pasar las cosas, ese día me dijeron vamos a dar una vuelta y andaba lo más bien y cuando quise acordar me desperté en Camedur a los veinte días del accidente”, sentenció el joven.

Muchos días sin hablar y con amnesia

Pedro estuvo un período de tiempo sin poder hablar y con amnesia; no se acordaba lo que había hecho durante los dos meses anteriores al día del accidente. Debió recurrir a diferentes terapias, fonoaudiologa y otros especialistas para recuperarse. Hoy como única secuela le han quedado algunos episodios de convulsiones pero con la medicación que le recetaron los médicos ese tema está controlado. Cuando sus padres le contaron todo lo que tuvieron que hacer los médicos para que saliera de ese difícil trance, incluída una pequeña perforación en la cabeza para liberarlo de la presión, admitió que fue muy duro para él y de alguna manera lo hizo reaccionar. “Más o menos, como se puede la vamos llevando adelante”, indicó.

 Publicado por El Acontecer Diario

COMPARTIR NOTICIA





Diario independiente de la región centro sur del país
Av. Artigas 374 | Durazno, Uruguay | +598 4362 4416