Noticias Tuyas, estés donde estés | Durazno, Uruguay
CINCOMIL - RICARDO BERRUTTI
No es cuestión de cábala, porque a los efectos de EL ACONTECER y sus lectores, cualquier número del diario tiene la misma pasión, el mismo esfuerzo, el mismo amor.
Ricardo Berrutti | 27/10/2008
Click para cerrar
Angel E. Núñez mostrando a escolares funcionamiento del taller

Pero es también motivo de regocijo, de alegría y orgullo, que hoy, este diario que ha pasado vicisitudes, sobresaltos, alegrías y nostalgias, tenga en su carátula el número al que hoy arribamos: 5.000
Llegados al número cinco mil del diario, en ese festejo íntimo de cada uno (porque es, para cualquier diario del interior hazaña no menor), el recuerdo de los comienzos de esa aventura casi desproporcionada a nuestras fuerzas y estructuras, tenemos que recordar a tanta gente, sobre todo a tantos compañeros que compartieron junto a nosotros esa etapa fermental y casi adolescente de tan soñadora, que nombrar a cada una sería ímproba tarea, una imposible misión de recuerdos siempre gratos, porque – naturaleza humana tenemos – si hubo algún desencuentro, algún encontronazo, algún cambio de palabras, en el recuerdo son accidentes menores, y brillan entonces en la memoria, los momentos de alegría, y sobre todo, la unidad de grupos humanos formidables, que fueron forjando este hoy que tiene ese simbólico número de 5.000.
Los largos y agotadores viajes, las vigilias extenuantes, las urgencias que precisaban las noches, y la serena alegría del deber cumplido.
Y detrás de todo el despliegue de cada día, de cada periodista y fotógrafo, los anónimos trabajadores nocturnos, que cortan papel, entintan rodillos, imprimen, para, en una jornada que queda oculta a la vista de los lectores, arman el diario, y ya despuntando el día, los repartidores somnolientos, llevan el diario a cada rincón de la ciudad, a cada casa, mientras otros, se embarcan con distintos destinos, cerrando el ciclo de febril actividad nocturna, cuando comienza el otro, el de cada día.

Cuando la redacción es un zumbido de enjambre de las computadoras, el teléfono azuza ora a uno, ora a otro, llueven los comunicados, las cartas, las invitaciones, las felicitaciones, las quejas, los pedidos, la efervescencia llega a su climax, y las urgencias de las noticias de último momento, hacen detener la rutina afanosa, el diario queda como suspendido en el tiempo, porque la última noticia de la primeras horas de la madrugada, también tiene que salir.
Y, como en cada hora de muchos de estos casi épicos 5.000 números, hoy, que el día a día de tantos años nos lleva a estar en una atmósfera de sereno festejo, el recuerdo del Dr. Angel Eduardo Núñez, pone en la alegría, una inevitable sensación de nostalgia emocionada.

(*) Fotógrafo desde el inicio, hoy escribe la contratapa

 Publicado por El Acontecer Diario


COMPARTIR NOTICIA



Diario independiente de la región centro sur del país
Av. Artigas 374 | Durazno, Uruguay | +598 4362 4416